¿Otra moneda para “otra economía”? La necesidad de las monedas complementarias para el desarrollo sustentable de los emprendimientos de la economía social y solidaria.

En la actualidad, el dinero se configura como una institución central en nuestras vidas, intermedia nuestras transacciones y nos permite valorar las mercancías. A través de él, adquirimos bienes y servicios, pagamos nuestras deudas, atesoramos riqueza. Sin embargo, es una mercancía sobre la que no tenemos control, ya que son los Estados Nacionales -en el mejor de los casos- quienes deciden cuánto dinero habrá en circulación cada día. El monopolio de la emisión y el control de la circulación de la moneda, ejercido hasta hoy por los Bancos Centrales, se ha mostrado desprovisto de herramientas para controlar estos excesos del sistema financiero concentrado y para asegurar la circulación monetaria en los sectores populares, allí donde a moneda siempre se torna escasa.

En este contexto, vimos surgir monedas sociales en nuestra América Latina, ya en la década pasada, y hoy resurgir en Europa a las monedas complementarias, monedas creadas por una comunidad que ha decidido ejercer su poder ciudadano y generar un medio de cambio y de pago allí donde la moneda oficial resulta escasa, evitando que la crisis acabe con sus economías locales.
El objetivo general de este trabajo es aportar a la idea de que la creación y gestión -por parte de los sectores de la economía popular- de una moneda social, contribuye al desarrollo de ‘otra economía’, al fortalecimiento de una Economía Social y Solidaria (ESS) con una lógica diferente a la dominante, sostenida en el trabajo y en la búsqueda de la satisfacción intergeneracional de las necesidades legitimadas por una comunidad.

Por: Ricardo Orzi

Descargar artículo en PDF: ¿Otra moneda para “otra economía”? La necesidad de las monedas complementarias para el desarrollo sustentable de los emprendimientos de la economía social y solidaria.

Sorry, comments for this entry are closed at this time.